Minimalismo

Según la Real Academia Española una definición de minimalismo es “Tendencia estética e intelectual que busca la expresión de lo esencial eliminando lo superfluo.” De ahí sale el minimalismo que intento aplicar en mi vida y que creo que puede agregar valor a la vida de todas las personas.

Para mí lo esencial no puede ser universal porque cada uno de nosotros tenemos gustos, pasiones e intereses diferentes. Cada persona debe escoger qué es “esencial” para sí mismo y como yo lo aplico, lo “esencial” es lo que nos hace felices, algo que agrega valor en nuestra vida. Puede haber una persona a la que le guste demasiado la moda y para quien tener un closet lleno de ropa diferente va a generar valor porque le encanta poder combinar su ropa y accesorios de miles de formas diferentes. Esto no quiere decir que por tener mucha ropa automáticamente no pueda llamarse un minimalista.

Lo importante es identificar qué genera valor para uno y qué es lo “superfluo” para poder eliminarlo. Por ejemplo para mí ese ejemplo de la ropa es lo contrario, porque para mí escoger qué ropa usar y tener que combinarla es una tarea aburridora y no lo disfruto para nada. En cambio para mí tiene mucho valor tener una cámara DSLR grande con buenos lentes y accesorios que me deja tomar fotos de alta calidad y que guardan suficiente información para tener mucha flexibilidad a la hora de editarlas, incluso si en mis viajes por Europa la cámara y sus accesorios han ocupado hasta una tercera parte de mi equipaje total.

No siempre es fácil liberarnos de lo “superfluo”. Muchas veces por normas sociales como el hecho de que no nos podemos vestir todos los días igual. A pesar de que hacerlo no afecta a nadie, otras personas seguramente nos van a juzgar y les va a parecer algo absurdo, cuando realmente lo absurdo (al menos para mí) es que tengamos tanta ropa y que preocuparnos tanto por cómo nos vemos y por el famoso “qué dirán” los otros acerca de uno.

Otras veces no es fácil porque hay todo un sistema diseñado para aumentar el consumo y comprar cosas que muchas veces no son necesarias. Esto no quiere decir que yo sea una persona anti-consumo, todo lo contrario, disfruto mucho comprar cosas, pero solo cosas de alta calidad que generan valor en mi vida. Pero al mismo tiempo la gran mayoría de sus empresas quiere aumentar sus ventas como sea, invirtiendo mucha plata en publicidad y en expertos en psicología y mercadeo para hacernos sentir que necesitamos algo cuando realmente no es así. Incluso siendo consciente de esto, muchas veces me dio cuenta que después de ver ciertos anuncios o comerciales decido que quiero comprar algo, pero cuando paro un minuto a pensar porqué lo quiero y si realmente lo necesito, me doy cuenta que no es así y que simplemente fue un impulso por algún estímulo que recibí.

Esta idea de parar por un minuto y pensar es algo que no hacemos muy seguido y que también hace que liberarnos de lo que no genera valor sea difícil. Si no somos autocríticos y no reflexionamos sobre lo que ya tenemos y sobre lo que vamos a comprar, vamos a terminar llenando nuestras casas y nuestras vidas de objetos que no generan valor.

Y una última cosa que hace difícil deshacernos de lo que realmente no genera valor, son los miedos. Miedo de que en el futuro tal vez lo voy a necesitar y no lo voy a tener disponible; y miedo de deshacerme de algo en lo que invertí recursos (tiempo para ir a comprarlo y dinero). Aquí pueden estar las herramientas que hemos acumulado por alguna razón, un ejemplo específico puede ser un taladro que necesitamos alguna vez para colgar un televisor en la pared. No queremos regalarlo, donarlo ni botarlo porque nos costó dinero y porque tal vez algún día en 5 años puede que compremos otro televisor y lo necesitemos de nuevo.

El problema con guardar este tipo de cosas es que hay costos asociados con tener algo. Los costos no son directamente económicos pero sí costos como el espacio que está ocupado en nuestras casas, espacio que podría ocupar algo que sí nos genera valor pero no tenemos dónde guardarlo. Costos como el de más tiempo limpiando porque es mucho más fácil mantener sin suciedad un mueble vacío que uno lleno de cosas. Costos como ordenar, porque cuando tenemos muchas cosas hacemos más desorden que después va a necesitar más tiempo y trabajo arreglar. Hace más costoso moverse, bien sea un trasteo, mudanza o simplemente irse de viaje.

Es por esto que algo que ya compramos y que no le vemos ningún problema a mantenerlo guardado nos está generando costos. Cuando guardamos cosas por las razones equivocadas estos costos superan el valor que generan y aunque creemos que lo podemos guardar sin problema, realmente estamos perdiendo.

Esto fue un panorama general de lo que es el minimalismo y de por qué es importante en mi vida. Hay muchos temas aquí en los que espero profundizar más adelante, pero es un buen comienzo. Hay una cosa más de la que no hablé aquí y son los objetos que guardamos porque han sido regalos o están atados a recuerdos, memorias y/o sentimientos. Es algo más difícil de racionalizar, entonces voy a hablar de eso aparte más adelante.